La biometría y la creatividad están poniéndose de acuerdo para proveer soluciones más elegantes y seguras para el mundo en el que vivimos. Los fabricantes adquirieron el compromiso de crear smartphones sin bordes, pero, al mismo tiempo, luchan con eliminar los notch molestos que ocupan parte de la pantalla.

Cómo cambiarán las cosas en el 2019

La firma financiera IHS Markit apunta a que para el año 2019, cerca de 100 millones de teléfonos saldrán al mercado integrando tecnologías de reconocimiento de huella dactilar dentro de sus pantallas.

No más sacrificio sobre la seguridad

Esta tecnología responde a la interrogante de muchos fabricantes de mantener medidas robustas de seguridad sin sacrificar diseño. Apple, en la necesidad de proveer una pantalla más grande para sus usuarios y en ausencia de esta tecnología, para su iPhone X, decidió sacrificar su sensor de huella dactilar y quitar una capa de seguridad que podían seguir aprovechando. Probablemente porque, aunque existiera, la tecnología no estaba lo suficientemente madura para este momento.

Los pioneros en este ámbito

Solo dos teléfonos inteligentes han logrado esta adaptación tecnológica: el Vivo X20 Plus UD (teléfono que se vende en China) y Porsche Design Huawei Mate RS, equipo que está valorado arriba de los $2,700.

La necesidad de controles más robustos

La tendencia apunta a que para el año 2019, en pleno apogeo de un boom tecnológico que potencie transacciones digitales en plataformas omnicanales, la necesidad de implementar controles de seguridad más robustos, amigables y menos invasivos, sea apremiante.

Google+