¿Alguna vez tomaste una foto tan llamativa que, por miedo a que te la robaran, quisiste protegerla con tu nombre? Tranquilo, no estás solo. Esta es una práctica que miles de personas alrededor del mundo, incluso sitios de fotografía y fotógrafos profesionales, hacen. ¿Su efectividad? Google la puso en tela de duda.




¿Son las marcas de agua seguras?

El equipo de Google Research recientemente presentó un paper mediante el cual ponen en evidencia las vulnerabilidades de los sitios que, para vender las imágenes que almacenan, les ponen encima una marca de agua.

La vulnerabilidad detectada por el equipo radica en que estos sitios, igual que muchos profesionales, ponen siempre sus marcas de agua exactamente en la misma posición. Inicialmente esta característica de hacer que la marca de agua fuera tenue hacía que los softwares de edición de imágenes no pudieran reconocer qué era parte de la foto y qué era marca de agua, lo que hacía que este tipo de herramientas no pudieran reconstruir la foto correctamente.

Lograron quitar las marcas de agua

Buscando la forma de desafiar esta protección y seguir explotando la vulnerabilidad, los investigadores de Google desarrollaron (internamente) un algoritmo que permite estudiar fotos similares (del mismo sitio o fotógrafo) para identificar qué es parte de la foto y tener una reconstrucción con un altísimo grado de certeza (y preocupantes para sitios que se dedican a vender imágenes).

¿La forma de protegerse? Sencilla: Variar la ubicación y/o sentido de las marcas de agua.

Google+