Las barreras del sector financiero, obstáculo que sufren miles de emprendedores a la hora de innovar, podrían derrumbarse muy pronto. Proyectos como Root Bank, el primer banco digital diseñado y creado para programadores, busca cumplir con esta meta haciendo un banco que sea capaz de programarse.

Root: Un banco que se programa

Imagínate las posibilidades. Aplicaciones que registren las transacciones que te llegan en una hoja de cálculo de Google; restringir los días de ingesta de comida chatarra haciendo que no puedas sacar dinero a esas horas ni cuando estés cerca de tu restaurante favorito (esa gran tentación); crear un presupuesto limitado y definido para tus viajes en Cabify.  Todo eso podría ser muy pronto posible.

Root ofrece las herramientas que necesitan los programadores

Con su propia API, su propio lenguaje de programación (RootCode) y una infraestructura en la nube bastante robusta, Root Bank, le ofrece a los programadores las herramientas necesarias para almacenar y administrar su dinero como quien escribe un programa o una aplicación.

“Los desarrolladores son capaces de crear soluciones a cualquier tipo de problema en cualquier tipo de industria, pero están muy limitados en el sector tecnológico-financiero por el alto costo y las barreras impuestas para comenzar. Root es nuestro experimento para cambiar esta realidad.” – comentó Malan Joubert, co-founder de OfferZen (creadores de Root).

Root, con tarjetas de crédito programables

El emprendimiento también pone a disposición de sus usuarios tarjetas de crédito programables. Por ejemplo, tarjetas que puedan ser programadas para ser pedir un viaje en Cabify de regreso a casa pero tengan un límite definido para compras en los centros comerciales (ideal para padres de familia).

Todavía no están listos

Root está operando en base a una fase de beta privada y no están listos todavía para anunciar precios ni un modelo de venta, sin embargo, si te animas, puedes apuntarte en la lista de espera en root.co.za

Google+